MANIFESTO_

Desde sus inicios, la música de club nació de poblaciones marginalizadas que se sentían excluidas y buscaban un espacio seguro donde sentirse libres. Comenzando con los inicios del disco en Paradise Garage en Nueva York, pasando por The Warehouse en Chicago, club donde nació el house y que era frecuentado en su mayoría por gays, negros y latinos, hasta los primeros afterhours gay de Detroit, cuna del techno, donde innovadores del género tuvieron un primer espacio para experimentar y expandir los límites del género que hoy conocemos, todos estos lugares tuvieron en común que sirvieron como refugio para todos aquellos que se sentían diferentes.

Como ha pasado con casi todos los movimientos culturales, al masificarse con el tiempo vimos como las dinámicas de poder favorecieron a los hombres blancos heterosexuales, que al mejor estilo colonizador y abusando de sus privilegios se apropiaron culturalmente, no solo de manera estética sino económica, llegando incluso a monetizar una lucha completamente ajena a ellos.

Es por esto que nace BULTO, el primer colectivo queer de cultura club en Colombia, como un esfuerzo que busca agrupar a todos los agentes que hacen parte de la extensa vida nocturna del país, abarcando DJs, productores, VJs, diseñadores, artistas visuales, performers, entre muchos otros, para entre todos generar una comunidad y lograr que todos los artistas queer del país dejen de estar, literalmente, en el clóset, y tengan la visibilidad y exposición que se merecen.

El colectivo está conformado en una etapa inicial por DJs como Leon, residente del flamante Video Club, Fiona Beeson, DJ y productora cartagenera que lleva más de una década en la escena, CaHen, residente del templo de fiesta gay Theatron, Hypomania e INRI, que juntos presentan su proyecto Double Penetration, y talentos emergentes como Dj Hermano y Moritz III. En el aspecto visual, contamos con dos de los mejores provocadores que tiene la escena VJ del país, Huntertexas y RABBEAT.

Una vez lanzado el colectivo, pondremos en marcha en las próximas semanas una convocatoria nacional para encontrar todos esos talentos ocultos e ir dándolos a conocer por medio de podcasts, entrevistas, colaboraciones y nuestros propios showcases, eventos donde iremos introduciendo nuestra visión de vida nocturna hedonista siempre buscando facilitar la liberación en la pista. Así, proponemos un espacio diverso e incluyente, libre de homofobia, transfobia, machismo, racismo, clasismo y cualquier otro tipo de discriminación.

De esta forma, tal como nos ha enseñado la historia, estaremos creando nuestro propio espacio seguro para ir recuperando poco a poco lo que desde un comienzo nos pertenece.